prensa

Diario Clarin (Patricio Féminis)

Todos los que hicimos este disco estamos un poco locos”, razona Alan Plachta, joven guitarrista y compositor porteño, suspirando ante la aventura que encaró y dirigió en insensatez compartida del otro lado de la gran orilla: el Colectivo argentino uruguayo . Un cruce de artistas y sonidos, del jazz a la canción popular, “con un desafío atemporal: apostar a algo muy fuerte más allá del resultado, sólo por la música”. Bajo este deseo, Plachta y una selección de instrumentistas y voces de ambas orillas dieron forma a este mapa -nada trillado- de canciones “de los últimos 30 años de Uruguay”, que presentan, en forma oficial, este jueves en Café Vinilo.

“Hay algo en la canción uruguaya que nos llama la atención: ellos son un poco menos enroscados, más sueltos incluso en las letras”, sabe Plachta. Nacido en 1981 y con experiencia en incontables formaciones, soñó y sondeó para su cuarto disco, ahora con el Colectivo Argentino Uruguayo, “una sonoridad que traía el septeto instrumental que yo dirigía, y quise adaptarla al formato canción”. El desafío fue “buscar el lado B de la música uruguaya, lo cual demandó mucho tiempo de investigación”. Aquí se cruza el recuerdo propio: en el verano de 2010, como guitarrista de un crucero, “desembarqué 6 ó 7 veces en Montevideo y pude comprar un montón de discos”.

Hasta que fue imaginando arreglos y despejó la selección celeste para el disco: Recordándote , zamba de Zitarrosa, se vuelve abismo con Liliana Herrero; Boyero , de Beto Satragni, con la voz de Matías Mormandi suena a pregón mántrico, algo afín al Duérmase la mamá , de Roos, que canta Guillermo Klein sobre su piano, la base flotando en círculos: Plachta (acústica), Pipi Piazzolla (batería), Carlos Alvarez (contrabajo), Plachta y los vientos de Gustavo Musso (saxo soprano), Damián Fogiel (saxo tenor), Martín Pantyrer (clarinete bajo) y Richard Nant (trompeta). “De él grabé Marchanta : a Hugo Fattoruso le había gustado nuestra versión de su tema Dos orillas , quería participar y entonces me lo imaginé en este tema de Richard”.

“La estética que planteé es más porteña que montevideana”, dice Plachta, pero con puentes ida y vuelta: Distraída , que canta Daniel Maza, “parece más uruguayo y es de Matías Mormandi, que es de acá, aunque tiene mucho de ese color”. Esa unidad en lo diverso lo logran las voces: la de Samantha Navarro hace vibrar el Vals de la Duna , de Viglietti; Cecilia Zabala capta al último Mateo cantando su Ficción solar : nostalgia y juego a tono con el plan de Plachta. “Quise lograr blandura en la música, no algo estático”. Por eso Piazzolla prueba varias escobillas y palos, “o los saxos suenan más a maderas, a algo de cámara”, dice Plachta. “Traté de buscar mi voz en cada arreglo; luego, cada instrumentista o cantante agregaba su toque”. Y el deseo se completó en los otros. “Casi nunca un arreglo se graba como se escribe. Las notas son las mismas, pero la música ya es otra cosa. La clave es la interacción”.

Información: ¿Qué formación presentará el grupo en Café Vinilo? Con leves cambios respecto de la grabación, estarán Tomás Babjaksuc en batería, Dani Mormandi y Samantha Navarro en voces y la sección de vientos casi completa (Nant, Fogiel, Juampi di Leone), Diego Schissi).

clarin-8-2011

happy wheels

admin

octubre 14th, 2014

No Comments

Deja un comentario